Al lado estaba el mar

Lucía Caramés

Al lado estaba el mar  y me besabas,

hablaba el mar y no podía oírte,

por eso decidí lo indecible,

perderme por tu oscura cabellera.

Subirnos, y subimos pilotando

el invisible coche de la noche,

aterrizamos con luces de contacto

entrada muy entrada la mañana.

 

El amor me ha vendado antes de herirme

me ha cegado los ojos y no veo;

desgarré la ilusión de un manotazo,

tras la ilusión-pasión, aún te quiero.

 

Si tú ocupas mi mente

si me peino y me ducho

si ya quiero vivir,

mi amor es poco aunque sea mucho. [Estrofa x 2]

 

Venciste tú como eres

y no como quisiera yo que fueras.

¡Qué fuerte debe ser, de todas formas

no sé si durará, de esta manera!

 

Es imposible amor quererte poco

desde esta gran locura controlada

decido…(es un decir) y tu mirada,

echa abajo mi decisión de loco.

Resulta que no es nada lo que toco

si no toco tus manos o tu boca,

es cuerda mi locura si estoy loca,

es cierto ya mi amor si me sofoco.

 

Si tú ocupas mi mente

si me peino y me ducho

si ya quiero vivir,

mi amor es poco aunque sea mucho. [Estrofa x 2]

 

Resulta que no es nada lo que toco

si no toco tus manos o tu boca,

es cuerda mi locura si estoy loca,

es cierto ya mi amor si me sofoco.

 

Cuando dejé de amar

me puse a morir,

fue solo breve hora,

pero,

¡Qué malita se puso servidora! [Estrofa x 2]

 

(Transcripción propia a partir del audio y el poema original de Gloria Fuertes; la puntuación y ortografía son estimadas)

Intérprete

Nacionalidad: España

Detalles discográficos

Tipo: Álbum
Año: 2019
Discográfica: Oecus

Comentarios

Este tema pertenece a un disco doble que recoge los poemas musicalizados de Gloria Fuertes por Moncho Otero. Incluye, además, grabaciones originales del recital que la poeta y el cantante dieron el 3 de enero de 1998 en el café Soto Mesa de Madrid. Gloria Fuertes y Moncho Otero realizaron varios recitales conjuntos entre los años 1996 y 1998.

Aunque la autoría de la musicalización del poema corresponde a Moncho Otero,  la intérprete, en esta ocasión, es Lucía Caramés que se une a otras tres voces femeninas presentes en el disco. Según las declaraciones del propio Moncho Otero, siempre deseó que, aquellos poemas musicalizados donde el yo poético femenino está más presente, fuesen interpretados por una mujer.

La musicalización convierte los Cuatro poemas recuperados en un único texto y altera levemente el texto original, pues el autor utiliza algunos versos a modo de estribillo y repite aquellas estrofas cuyo mensaje desea enfatizar.

 

Escucha la canción