Poemas

Título

Autor

Poemario

Movimiento

Género poético

Año

Temas

Nacionalidad del autor

Canción relacionada

Buscar en el poema

Buscar en los comentarios

[Me llamo barro aunque Miguel me llame]. Miguel Hernández. El rayo que no cesa. 1936.

Título
[Me llamo barro aunque Miguel me llame]
Autor
Miguel Hernández. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1910
Fallecimiento
1942
Poemario
El rayo que no cesa
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Héroe
Edición utilizada
Obra poética completa - 2017 - Alianza Editorial
Año de publicación original
1936
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Me llamo barro aunque Miguel me llame.

Barro es mi profesión y mi destino

que mancha con su lengua cuanto lame.

Soy un triste instrumento del camino.

Soy una lengua dulcemente infame

a los pies que idolatro desplegada.

 

Como un nocturno buey de agua y barbecho

que quiere ser criatura idolatrada,

embisto a tus zapatos y a sus alrededores,

y hecho de alfombras y de besos hecho

tu talón que me injuria beso y siembro de flores.

 

Coloco relicarios de mi especie

a tu talón mordiente, a tu pisada,

y siempre a tu pisada me adelanto

para que tu impasible pie desprecie

todo el amor que hacia tu pie levanto.

 

Más mojado que el rostro de mi llanto,

cuando el vidrio lanar del hielo bala,

cuando el invierno tu ventana cierra

bajo a tus pies un gavilán de ala,

de ala manchada y corazón de tierra.

Bajo a tus pies un ramo derretido

de humilde miel pataleada y sola,

un despreciado corazón caído

en forma de alga y en figura de ola.

 

Barro en vano me invisto de amapola,

barro en vano vertiendo voy mis brazos,

barro en vano te muerdo los talones,

dándote a malheridos aletazos

sapos como convulsos corazones.

 

Apenas si me pisas, si me pones

la imagen de tu huella sobre encima,

se despedaza y rompe la armadura

de arrope bipartido que me ciñe la boca

en carne viva y pura,

pidiéndote a pedazos que la oprima

siempre tu pie de liebre libre y loca.

 

Su taciturna nata se arracima,

los sollozos agitan su arboleda

de lana cerebral bajo tu paso.

Y pasas, y se queda

incendiando su cera de invierno ante el ocaso,

mártir, alhaja y pasto de la rueda.

 

Harto de someterse a los puñales

circulantes del carro y la pezuña,

teme del barro un parto de animales

de corrosiva piel y vengativa uña.

 

Teme que el barro crezca en un momento,

teme que crezca y suba y cubra tierna,

tierna y celosamente

tu tobillo de junco, mi tormento,

teme que inunde el nardo de tu pierna

y crezca más y ascienda hasta tu frente.

 

Teme que se levante huracanado

del blando territorio del invierno

y estalle y truene y caiga diluviado

sobre tu sangre duramente tierno.

 

Teme un asalto de ofendida espuma

y teme un amoroso cataclismo.

Antes que la sequía lo consuma

el barro ha de volverte de lo mismo.

Comentarios
--

[Si yo nací campesino]. Rafael Alberti. Marinero en tierra. 1925.

Título
[Si yo nací campesino]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Marinero en tierra
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Biblioteca Nueva
Edición utilizada
Obras completas. Poesía I (Seix Barral - 2003)
Año de publicación original
1925
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Desarraigo, Añoranza y Muerte
Texto (poema)

Si yo nací campesino,

si yo nací marinero,

¿por qué me tenéis aquí,

si este aquí yo no lo quiero?

 

El mejor día, ciudad

a quien jamás he querido,

el mejor día —¡silencio!—

habré desaparecido.

Comentarios

El paso de la siguiriya. Federico García Lorca. Poema del cante jondo. 1931.

Título
El paso de la siguiriya
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Poema del cante jondo
Género poético
--
Publicación/edición original
Ulises
Edición utilizada
Obra completa I. Poesía 1 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1931
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Muerte
Canción relacionada
Texto (poema)

Entre mariposas negras,
va una muchacha morena
junto a una blanca serpiente
de niebla.

Tierra de luz,
cielo de tierra.

Va encadenada al temblor
de un ritmo que nunca llega,
tiene el corazón de plata
y un puñal en la diestra.

¿A dónde vas, siguiriya,
con un ritmo sin cabeza?
¿Qué luna recogerá
tu dolor de cal y adelfa?

Tierra de luz,
cielo de tierra.

Comentarios

El libro estaba en lo esencial escrito en 1921, pero se publicó en 1931.

24 de diciembre. Gloria Fuertes. Historia de Gloria (Amor, humor y desamor). 1980.

Título
24 de diciembre
Autor
Gloria Fuertes. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1917
Fallecimiento
1998
Poemario
Historia de Gloria (Amor, humor y desamor)
Género poético
Poesía lírica, Poesías humorísticas, Poesías religiosas y Poesías sociales
Publicación/edición original
Ediciones Cátedra
Edición utilizada
1981
Año de publicación original
1980
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Crítica social, Religión, prostitución y Humor
Texto (poema)

A una mujer de alterne

(alias) Sor Telaraña del Portal de Belén.

 

Humilde hermana monja

de hábito raído y toca de retales,

humilde princesita de Jesús descalza

descalza en sus portales.

Desahuciada de la burguesía

emigrada de centros y hospitales,

dada de alta,

porque alta eres y estarás en altares.

Garrapata de Cristo,

luciérnaga en los bares,

vas haciendo milagros por donde pasas

¿sabes?

(No lo sabes.)

Yo quisiera imitarte,

(a veces me creo que soy tú)

Telaraña del Portal de Belén,

la más humilde sierva andante.

monja de amor al alba

amante de mi amante.

Comentarios

En Historia de Gloria (Amor, humor y desamor) está incluido otro poema con el mismo título, 24 de diciembre, que no guarda relación con el aquí transcrito.

Canción del negro. Gloria Fuertes. Historia de Gloria (Amor, humor y desamor). 1980.

Título
Canción del negro
Autor
Gloria Fuertes. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1917
Fallecimiento
1998
Poemario
Historia de Gloria (Amor, humor y desamor)
Género poético
Poesía lírica y Poesías sociales
Publicación/edición original
Ediciones Cátedra
Edición utilizada
1981
Año de publicación original
1980
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Esclavitud, Derechos humanos y Libertad
Texto (poema)

Yo nací negro y libre en África del Sur,

yo vivo negro y libre en la América del Norte.

Los blancos me quitaron la libertad

pero no pudieron contra mi piel,

yo sigo negro y libre en la América del Norte.

 

Mis abuelos del África del Sur

aún rizan el cabello de mis hijos

en el vientre de mi mujer.

Yo nací negro y libre en el África del Sur,

ahora soy un ciudadano norteamericano.

 

Tengo que seguir siendo fuerte, negro y libre

y nunca contar a mis hijos que sus amigos

son biznietos de los que me hicieron esclavo.

Comentarios
--

Casida de las palomas oscuras. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida de las palomas oscuras
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Incomunicación y Devenir
Texto (poema)

A Claudio Guillén

 

Por las ramas del laurel

vi dos palomas oscuras:

La una era el sol,

la otra la luna.

Vecinita; les dije:

¿dónde está mi sepultura?

En mi cola, dijo el sol,

en mi garganta, dijo la luna.

Y yo que estaba caminando

con la tierra por la cintura

vi dos águilas de nieve

y una muchacha desnuda.

La una era la otra

y la muchacha era ninguna.

Aguilitas; les dije:

¿dónde está mi sepultura?

En mi cola, dijo el Sol;

en mi garganta, dijo la Luna.

Por las ramas del laurel

vi dos palomas desnudas.

La una era la otra

y las dos eran ninguna.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse. Hubo una musicalización anterior a 1975, por eso no recogida en esta base de datos: Paco Ibáñez (Paco Ibañez – 1. Poemas de Federico García Lorca y Luis de Góngora, 1964).

Casida de la muchacha dorada. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida de la muchacha dorada
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Transformación y Tempus fugit
Texto (poema)

La muchacha dorada

se bañaba en el agua

y el agua se doraba.

 

Las algas y las ramas

en sombra la asombraban

y el ruiseñor cantaba

por la muchacha blanca.

 

Vino la noche clara,

turbia de plata mala,

con peladas montañas,

bajo la brisa parda.

 

La muchacha mojada

era blanca en el agua

y el agua, llamarada.

 

Vino el alba sin mancha,

con cien caras de vaca,

yerta y amortajada

con heladas guirnaldas.

 

La muchacha de lágrimas

se bañaba entre llamas

y el ruiseñor lloraba

con las alas quemadas.

 

La muchacha dorada

era una blanca garza

y el agua la doraba.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida de la rosa. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida de la rosa
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor, Tempus fugit y Collige virgo rosas
Canción relacionada
Texto (poema)

La rosa

no buscaba la aurora:

Casi eterna en su ramo

buscaba otra cosa.

 

La rosa

no buscaba ni ciencia ni sombra:

Confín de carne y sueño

buscaba otra cosa.

 

La rosa

no buscaba la rosa:

Inmóvil por el cielo

¡buscaba otra cosa!

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida de la mano imposible. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida de la mano imposible
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Yo no quiero más que una mano;

una mano herida, si es posible.

Yo no quiero más que una mano

aunque pase mil noches sin lecho.

 

Sería un pálido lirio de cal.

Sería una paloma amarrada a mi corazón.

Sería el guardián que en la noche de mi tránsito

prohibiera en absoluto la entrada a la luna.

 

Yo no quiero más que esa mano

para los diarios aceites y la sábana blanca de mi agonía.

Yo no quiero más que esa mano

para tener un ala de mi muerte.

 

Lo demás todo pasa.

Rubor sin nombre ya. Astro perpetuo.

Lo demás es lo otro; viento triste,

mientras las hojas huyen en bandadas.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida del sueño al aire libre. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida del sueño al aire libre
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Flor de jazmín y toro degollado.

Pavimento infinito. Mapa. Sala. Arpa. Alba.

La niña sueña un toro de jazmines

y el toro es un sangriento crepúsculo que brama.

 

Si el cielo fuera un niño pequeñito,

los jazmines tendrían mitad de noche oscura,

y el toro circo azul sin lidiadores

y un corazón al pie de una columna.

 

Pero el cielo es un elefante

y el jazmín es un agua sin sangre

y la niña es un ramo nocturno

por el inmenso pavimento oscuro.

 

Entre el jazmín y el toro

o garfios de marfil o gente dormida.

En el jazmín un elefante y nubes

y en el toro el esqueleto de la niña.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida de la mujer desnuda. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida de la mujer desnuda
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Verte desnuda es recordar la Tierra.

La Tierra lisa, limpia de caballos.

La Tierra sin un junco, forma pura

cerrada al porvenir: confín de plata.

 

Verte desnuda es comprender el ansia

de la lluvia que busca débil talle

o la fiebre del mar de inmenso rostro

sin encontrar la luz de su mejilla.

 

La sangre sonará por las alcobas

y vendrá con espada fulgurante,

pero tú no sabrás dónde se ocultan

el corazón de sapo o la violeta.

 

Tu vientre es una lucha de raíces,

tus labios son un alba sin contorno,

bajo las rosas tibias de la cama

los muertos gimen esperando turno.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida de los ramos. Federico García Lorca. Diwán del Tamarit. 1940.

Título
Casida de los ramos
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diwán del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Tristeza y Felicidad
Texto (poema)

Por las arboledas del Tamarit

han venido los perros de plomo

a esperar que se caigan los ramos

a esperar que se quiebren ellos solos.

 

El Tamarit tiene un manzano

con una manzana de sollozos.

Un ruiseñor agrupa los suspiros

y un faisán los ahuyenta por el polvo.

 

Pero los ramos son alegres,

los ramos son como nosotros.

No piensan en la lluvia y se han dormido,

como si fueran árboles, de pronto.

 

Sentados con el agua en las rodillas

dos valles esperaban al Otoño.

La penumbra con paso de elefante

empujaba las ramas y los troncos.

 

Por las arboledas de Tamarit

hay muchos niños de velado rostro

a esperar que se caigan mis ramos,

a esperar que se quiebren ellos solos.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida del llanto. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida del llanto
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Llanto, Tristeza y Pena
Texto (poema)

He cerrado mi balcón

porque no quiero oír el llanto

pero por detrás de los grises muros

no se oye otra cosa que el llanto.

 

Hay muy pocos ángeles que canten,

hay muy pocos perros que ladren,

mil violines caben en la palma de mi mano.

Pero el llanto es un perro inmenso,

el llanto es un ángel inmenso,

el llanto es un violín inmenso,

las lágrimas amordazan al viento

y no se oye otra cosa que el llanto.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Casida del herido por el agua. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Casida del herido por el agua
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Casidas
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Muerte y Agonía
Texto (poema)

Quiero bajar al pozo

quiero subir los muros de Granada

para mirar el corazón pasado

por el punzón oscuro de las aguas.

 

El niño herido gemía

con una corona de escarcha.

Estanques, aljibes y fuentes

levantaban al aire sus espadas.

¡Ay qué furia de amor! ¡qué hiriente filo!

¡qué nocturno rumor! ¡qué muerte blanca!

¡qué desiertos de luz iban hundiendo

los arenales de la madrugada!

El niño estaba solo

con la ciudad dormida en la garganta.

Un surtidor que viene de los sueños

lo defiende del hambre de las algas.

El niño y su agonía frente a frente

eran dos verdes lluvias enlazadas.

El niño se tendía por la tierra

y su agonía se curvaba.

 

Quiero bajar al pozo

quiero morir mi muerte a bocanadas

quiero llenar mi corazón de musgo

para ver al herido por el agua.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del amor con cien años. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del amor con cien años
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Suben por la calle

los cuatro galanes,

 

ay, ay, ay, ay.

 

Por la calle abajo

van los tres galanes,

 

ay, ay, ay.

 

Se ciñen el talle

esos dos galanes,

 

ay, ay.

 

¡Cómo vuelve el rostro

un galán y el aire!

 

ay.

 

Por los arrayanes

se pasea nadie.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del mercado matutino. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del mercado matutino
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor, Erotismo y Efectos del amor
Texto (poema)

Por el arco de Elvira

quiero verte pasar

para saber tu nombre

y ponerme a llorar.

 

¿Qué luna gris de las nueve

te desangró la mejilla?

¿Quién recoge tu semilla

de llamarada en la nieve?

¿Qué alfiler de cactus breve

asesina tu cristal?

 

Por el arco de Elvira

voy a verte pasar

para beber tus ojos

y ponerme a llorar.

 

¡Qué voz para mi castigo

levantas por el mercado!

¡Qué clavel enajenado

en los montones de trigo!

¡Qué lejos estoy contigo!

¡qué cerca cuando te vas!

 

Por el arco de Elvira

voy a verte pasar

para sentir tus muslos

y ponerme a llorar.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

En la última estrofa se recoge en algunas editoriales «para sufrir tus muslos» (ver, por ejemplo, la edición de Akal, Poesía II, 1982).

Gacela de la huida. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela de la huida
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Muerte
Canción relacionada
Texto (poema)

Me he perdido muchas veces por el mar

con el oído lleno de flores recién cortadas.

Con la lengua llena de amor y de agonía

muchas veces me he perdido por el mar,

como me pierdo en el corazón de algunos niños.

 

No hay nadie que al dar un beso

no sienta la sonrisa de la gente sin rostro,

ni hay nadie que al tocar un recién nacido

olvide las inmóviles calaveras de caballo.

 

Porque las rosas buscan en la frente

un duro paisaje de hueso

y las manos del hombre no tienen más sentido

que imitar a las raíces bajo tierra.

 

Como me pierdo en el corazón de algunos niños,

me he perdido muchas veces por el mar.

Ignorante del agua, voy buscando

una muerte de luz que me consuma.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del recuerdo de amor. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del recuerdo de amor
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor, Ausencia de amor y Erotismo
Texto (poema)

No te lleves tu recuerdo.

Déjalo solo en mi pecho.

 

Temblor de blanco cerezo

en el martirio de Enero.

 

Me separa de los muertos

un muro de malos sueños.

 

Doy pena de lirio fresco

para un corazón de yeso.

 

Toda la noche en el huerto

mis ojos como dos perros.

 

Toda la noche comiendo

los membrillos de veneno.

 

Algunas veces el viento

es un tulipán de miedo.

 

Es un tulipán enfermo

la madrugada de invierno.

 

Un muro de malos sueños

me separa de los muertos.

 

La hierba cubre en silencio

el valle gris de tu cuerpo.

 

Por el arco del encuentro

la cicuta está creciendo.

 

Pero deja tu recuerdo.

¡Déjalo solo en mi pecho!

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del amor maravilloso. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del amor maravilloso
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Erotismo
Texto (poema)

Con todo el yeso

de los malos campos

eras junco de amor, jazmín mojado.

 

Con sur y llama

de los malos cielos

eras rumor de nieve por mi pecho.

 

Cielos y campos

anudaban cadenas en mis manos.

 

Campos y cielos

azotaban las llagas de mi cuerpo.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela de la muerte oscura. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela de la muerte oscura
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Muerte
Texto (poema)

Quiero dormir el sueño de las manzanas,

alejarme del tumulto de los cementerios.

Quiero dormir el sueño de aquel niño

que quería cortarse el corazón en alta mar.

 

No quiero que me repita que los muertos no pierden la sangre,

que la boca podrida sigue pidiendo agua.

No quiero enterarme de los martirios que da la hierba

ni de la luna con boca de serpiente

que trabaja antes del amanecer.

 

Quiero dormir un rato,

un rato, un minuto, un siglo,

pero que todos sepan que no he muerto

que hay un establo de oro en mis labios

que soy el pequeño amigo del viento Oeste

que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

 

Cúbreme por la aurora con un velo

porque me arrojará puñados de hormigas

y moja con agua dura mis zapatos

para que resbale la pinza de su alacrán.

 

Porque quiero dormir el sueño de las manzanas

para aprender un llanto que me limpie de tierra,

porque quiero vivir con aquel niño oscuro

que quería cortarse el corazón en alta mar.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela de la raíz amarga. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela de la raíz amarga
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Pena de amor
Texto (poema)

Hay una raíz amarga

y un mundo de mil terrazas.

 

Ni la mano más pequeña

quiebra la puerta de agua.

 

¿Dónde vas? ¿adónde? ¿dónde?

Hay un cielo de mil ventanas

—batalla de abejas lívidas—

y hay una raíz amarga.

 

Amarga.

 

Duele en la planta del pie,

el interior de la cara

y duele en el tronco fresco

de noche recién cortada.

 

¡Amor! Enemigo mío

¡muerde tu raíz amarga!

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del niño muerto. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del niño muerto
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Muerte
Texto (poema)

Todas las tardes en Granada,

todas las tardes se muere un niño.

Todas las tardes el agua se sienta

a conversar con sus amigos.

 

Los muertos llevan alas de musgo.

El viento nublado y el viento limpio

son dos faisanes que vuelan por las torres

y el día es un muchacho herido.

 

No quedaba en el aire ni una brizna de alondra

cuando yo te encontré por las grutas del vino.

No quedaba en la tierra ni una miga de nube

cuando te ahogabas por el río.

 

Un gigante de agua cayó sobre los montes

y el valle fue rodando con perros y con lirios.

Tu cuerpo, con la sombra violeta de mis manos,

era, muerto en la orilla, un arcángel de frío.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del amor que no se deja ver. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del amor que no se deja ver
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Erotismo
Texto (poema)

Solamente por oír

la campana de la Vela

te puse una corona de verbena.

 

Granada era una luna

ahogada entre las yedras.

 

Solamente por oír

la campana de la Vela

desgarré mi jardín de Cartagena.

 

Granada era una corza

rosa por las veletas.

 

Solamente por oír

la campana de la Vela

me abrasaba en tu cuerpo

sin saber de quién era.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del amor desesperado. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del amor desesperado
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Erostismo
Texto (poema)

La noche no quiere venir

para que tú no vengas

ni yo pueda ir.

 

Pero yo iré

aunque un sol de alacranes me coma la sien.

Pero tú vendrás

con la lengua quemada por la lluvia de sal.

 

El día no quiere venir

para que tú no vengas

ni yo pueda ir.

 

Pero yo iré

entregando a los sapos mi mordido clavel.

Pero tú vendrás

por las turbias cloacas de la oscuridad.

 

Ni la noche ni el día quieren venir

para que por ti muera

y tú mueras por mí.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela de la terrible presencia. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela de la terrible presencia
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
Nueva York
Movimiento
Temas
Amor y Erotismo
Texto (poema)

Yo quiero que el agua se quede sin cauce.

Yo quiero que el viento se quede sin valles.

 

Quiero que la noche se quede sin ojos

y mi corazón sin la flor del oro.

 

Que los bueyes hablen con las grandes hojas

y que la lombriz se muera de sombra.

 

Que brillen los dientes de la calavera

y los amarillos inunden la seda.

 

Puedo ver el duelo de la noche herida

luchando enroscada con el mediodía.

 

Resisto un ocaso de verde veneno

y los arcos rotos donde sufre el tiempo.

 

Pero no me enseñes tu limpio desnudo

como un negro cactus abierto en los juncos.

 

Déjame en un ansia de oscuros planetas,

¡pero no me enseñes tu cintura fresca!

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse.

Gacela del amor imprevisto. Federico García Lorca. Diván del Tamarit. 1940.

Título
Gacela del amor imprevisto
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Diván del Tamarit
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Hispánica Moderna
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Texto (poema)

Nadie comprendía el perfume

de la oscura magnolia de tu vientre.

Nadie sabía que martirizabas

un colibrí de amor entre los dientes.

 

Mil caballitos persas se dormían

en la plaza con luna de tu frente,

mientras que yo enlazaba cuatro noches

tu cintura enemiga de la nieve.

 

Entre yeso y jazmines, tu mirada

era un pálido ramo de simientes.

Yo busqué para darte por mi pecho

las letras de marfil que dicen “siempre.

 

Siempre, siempre”, jardín de mi agonía,

tu cuerpo fugitivo para siempre,

la sangre de tus venas en mi boca,

tu boca ya sin luz para mi muerte.

Comentarios

El poemario fue escrito presumiblemente entre 1931 y 1934, y la Universidad de Granada llegó a preparar una edición que iba a publicarse en 1934 o 1935, pero no pasó de pruebas de imprenta y no llegó a publicarse. Hubo una musicalización en portugués anterior a 1975, por ambas razones no está recogida en esta base de datos: Dário De Barros (Canta Ary Dos Santos, António Gedeão, Bertolt Brechet, Garcia Lorca, 1973).

Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. Federico García Lorca. Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. 1935.

Título
Llanto por Ignacio Sánchez Mejías
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Llanto por Ignacio Sánchez Mejías
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Revista Cruz y Raya
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1935
Lugar de publicación original
Madrid
Movimiento
Temas
Amistad, Muerte, Torero y Toros
Canción relacionada
Texto (poema)

A mi querida amiga

Encarnación López Júlvez.

 

1. La cogida y la muerte

 

A las cinco de la tarde.

Eran las cinco en punto de la tarde.

Un niño trajo la blanca sábana

a las cinco de la tarde.

Una espuerta de cal ya prevenida

a las cinco de la tarde.

Lo demás era muerte y sólo muerte

a las cinco de la tarde.

 

El viento se llevó los algodones

a las cinco de la tarde,

y el óxido sembró cristal y níquel

a las cinco de la tarde.

Ya luchan la paloma y el leopardo

a las cinco de la tarde,

y un muslo con un asta desolada

a las cinco de la tarde.

Comenzaron los sones del bordón

a las cinco de la tarde.

Las campanas de arsénico y el humo

a las cinco de la tarde.

En las esquinas grupos de silencio

a las cinco de la tarde,

¡y el toro solo corazón arriba!

a las cinco de la tarde.

Cuando el sudor de nieve fue llegando

a las cinco de la tarde,

cuando la plaza se cubrió de yodo

a las cinco de la tarde,

la muerte puso huevos en la herida

a las cinco de la tarde.

A las cinco de la tarde.

A las cinco en punto de la tarde.

 

Un ataúd con ruedas es la cama

a las cinco de la tarde.

Huesos y flautas suenan en su oído

a las cinco de la tarde.

El toro ya mugía por su frente

a las cinco de la tarde.

El cuarto se irisaba de agonía

a las cinco de la tarde.

A lo lejos ya viene la gangrena

a las cinco de la tarde.

Trompa de lirio por las verdes ingles

a las cinco de la tarde.

Las heridas quemaban como soles

a las cinco de la tarde,

y el gentío rompía las ventanas

a las cinco de la tarde.

A las cinco de la tarde.

¡Ay qué terribles cinco de la tarde!

¡Eran las cinco en todos los relojes!

¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

 

2. La sangre derramada

 

¡Que no quiero verla!

 

Dile a la luna que venga,

que no quiero ver la sangre

de Ignacio sobre la arena.

 

¡Que no quiero verla!

 

La luna de par en par.

Caballo de nubes quietas,

y la plaza gris del sueño

con sauces en las barreras.

¡Que no quiero verla!

Que mi recuerdo se quema.

¡Avisad a los jazmines

con su blancura pequeña!

 

¡Que no quiero verla!

 

La vaca del viejo mundo

pasaba su triste lengua

sobre un hocico de sangres

derramadas en la arena,

y los toros de Guisando,

casi muerte y casi piedra,

mugieron como dos siglos

hartos de pisar la tierra.

No.

¡Que no quiero verla!

 

Por las gradas sube Ignacio

con toda su muerte a cuestas.

Buscaba el amanecer,

y el amanecer no era.

Busca su perfil seguro,

y el sueño lo desorienta.

Buscaba su hermoso cuerpo

y encontró su sangre abierta.

¡No me digáis que la vea!

No quiero sentir el chorro

cada vez con menos fuerza;

ese chorro que ilumina

los tendidos y se vuelca

sobre la pana y el cuero

de muchedumbre sedienta.

¡Quién me grita que me asome!

¡No me digáis que la vea!

 

No se cerraron sus ojos

cuando vio los cuernos cerca,

pero las madres terribles

levantaron la cabeza.

Y a través de las ganaderías,

hubo un aire de voces secretas

que gritaban a toros celestes,

mayorales de pálida niebla.

 

No hubo príncipe en Sevilla

que comparársele pueda,

ni espada como su espada

ni corazón tan de veras.

Como un río de leones

su maravillosa fuerza,

y como un torso de mármol

su dibujada prudencia.

Aire de Roma andaluza

le doraba la cabeza

donde su risa era un nardo

de sal y de inteligencia.

¡Qué gran torero en la plaza!

¡Qué buen serrano en la sierra!

¡Qué blando con las espigas!

¡Qué duro con las espuelas!

¡Qué tierno con el rocío!

¡Qué deslumbrante en la feria!

¡Qué tremendo con las últimas

banderillas de tiniebla!

 

Pero ya duerme sin fin.

Ya los musgos y la hierba

abren con dedos seguros

la flor de su calavera.

Y su sangre ya viene cantando:

cantando por marismas y praderas,

resbalando por cuernos ateridos,

vacilando sin alma por la niebla,

tropezando con miles de pezuñas

como una larga, oscura, triste lengua,

para formar un charco de agonía

junto al Guadalquivir de las estrellas.

¡Oh blanco muro de España!

¡Oh negro toro de pena!

¡Oh sangre dura de Ignacio!

¡Oh ruiseñor de sus venas!

No.

¡Que no quiero verla!

Que no hay cáliz que la contenga,

que no hay golondrinas que se la beban,

no hay escarcha de luz que la enfríe,

no hay canto ni diluvio de azucenas,

no hay cristal que la cubra de plata.

No.

¡¡Yo no quiero verla!!

 

3. Cuerpo presente

 

La piedra es una frente donde los sueños gimen

sin tener agua curva ni cipreses helados.

La piedra es una espalda para llevar al tiempo

con árboles de lágrimas y cintas y planetas.

 

Yo he visto lluvias grises correr hacia las olas

levantando sus tiernos brazos acribillados,

para no ser cazadas por la piedra tendida

que desata sus miembros sin empapar la sangre.

 

Porque la piedra coge simientes y nublados,

esqueletos de alondras y lobos de penumbra;

pero no da sonidos, ni cristales, ni fuego,

sino plazas y plazas y otras plazas sin muros.

 

Ya está sobre la piedra Ignacio el bien nacido.

Ya se acabó; ¿qué pasa? Contemplad su figura:

la muerte le ha cubierto de pálidos azufres

y le ha puesto cabeza de oscuro minotauro.

 

Ya se acabó. La lluvia penetra por su boca.

El aire como loco deja su pecho hundido,

y el Amor, empapado con lágrimas de nieve,

se calienta en la cumbre de las ganaderías.

 

¿Qué dicen? Un silencio con hedores reposa.

Estamos con un cuerpo presente que se esfuma,

con una forma clara que tuvo ruiseñores

y la vemos llenarse de agujeros sin fondo.

 

¿Quién arruga el sudario? ¡No es verdad lo que dice!

Aquí no canta nadie, ni llora en el rincón,

ni pica las espuelas, ni espanta la serpiente:

aquí no quiero más que los ojos redondos

para ver ese cuerpo sin posible descanso.

 

Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura.

Los que doman caballos y dominan los ríos:

los hombres que les suena el esqueleto y cantan

con una boca llena de sol y pedernales.

 

Aquí quiero yo verlos. Delante de la piedra.

Delante de este cuerpo con las riendas quebradas.

Yo quiero que me enseñen dónde está la salida

para este capitán atado por la muerte.

 

Yo quiero que me enseñen un llanto como un río

que tenga dulces nieblas y profundas orillas,

para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda

sin escuchar el doble resuello de los toros.

 

Que se pierda en la plaza redonda de la luna

que finge cuando niña doliente res inmóvil;

que se pierda en la noche sin canto de los peces

y en la maleza blanca del humo congelado.

 

No quiero que le tapen la cara con pañuelos

para que se acostumbre con la muerte que lleva.

Vete, Ignacio: No sientas el caliente bramido.

Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!

 

4. Alma ausente

 

No te conoce el toro ni la higuera,

ni caballos ni hormigas de tu casa.

No te conoce el niño ni la tarde

porque te has muerto para siempre.

 

No te conoce el lomo de la piedra,

ni el raso negro donde te destrozas.

No te conoce tu recuerdo mudo

porque te has muerto para siempre.

 

El otoño vendrá con caracolas,

uva de niebla y montes agrupados,

pero nadie querrá mirar tus ojos

porque te has muerto para siempre.

 

Porque te has muerto para siempre,

como todos los muertos de la Tierra,

como todos los muertos que se olvidan

en un montón de perros apagados.

 

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.

Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.

La madurez insigne de tu conocimiento.

Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.

La tristeza que tuvo tu valiente alegría.

 

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,

un andaluz tan claro, tan rico de aventura.

Yo canto su elegancia con palabras que gimen

y recuerdo una brisa triste por los olivos.

Comentarios

El poema fue compuesto en 1934, pocos meses después de la muerte de Ignacio Sánchez Mejías ese año. Las musicalizaciones se basan en distintas partes de este largo poema. Hubo dos musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no recogidas en esta base de datos: Gabriela Ortega, Antonio Arenas (Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías, 1967) y Alfredo Arrebola (Cantos a los poemas de Federico García Lorca, 1971).

Canción de la muerte pequeña. Federico García Lorca. Tierra y Luna. 0000.

Título
Canción de la muerte pequeña
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Tierra y Luna
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
--
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
0000
Texto (poema)

Prado mortal de lunas

y sangre bajo tierra.

Prado de sangre vieja.

 

Luz de ayer y mañana.

Cielo mortal de hierba.

Luz y noche de arena.

 

Me encontré con la Muerte.

Prado mortal de tierra.

Una muerte pequeña.

 

El perro en el tejado.

Sola mi mano izquierda

atravesaba montes sin fin

de flores secas.

 

Catedral de ceniza.

Luz y noche de arena.

Una muerte pequeña.

 

Una muerte y yo un hombre.

Un hombre solo, y ella

una muerte pequeña.

 

Prado mortal de lunas.

La nieve gime y tiembla

por detrás de la puerta.

 

Un hombre, ¿y qué? Lo dicho.

Un hombre solo y ella.

Prado, amor, luz y arena.

Comentarios

Los poemas de Tierra y Luna fueron compuestos por las mismas fechas y mismo estilo surrealista que Poeta en Nueva York, pero Lorca no llegó a publicarlos.

Baladilla de los tres ríos. Federico García Lorca. Poema del cante jondo. 1931.

Título
Baladilla de los tres ríos
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Poema del cante jondo
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Ulises
Edición utilizada
Obra completa I. Poesía 1 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1931
Texto (poema)

A Salvador Quintero

 

El río Guadalquivir

va entre naranjos y olivos.

Los dos ríos de Granada

bajan de la nieve al trigo.

 

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

 

El río Guadalquivir

tiene las barbas granates.

Los dos ríos de Granada

uno llanto y otro sangre.

 

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

 

Para los barcos de vela,

Sevilla tiene un camino;

por el agua de Granada

sólo reman los suspiros.

 

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

 

Guadalquivir, alta torre

y viento en los naranjales.

Dauro y Genil, torrecillas

muertas sobre los estanques,

 

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

 

¡Quién dirá que el agua lleva

un fuego fatuo de gritos!

 

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

 

Lleva azahar, lleva olivas,

Andalucía, a tus mares.

 

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

Comentarios

El libro estaba en lo esencial escrito en 1921, pero se publicó en 1931. Este poema en concreto se sabe que estaba acabado en 1922, porque Lorca se lo mandó transcrito por carta a Melchor Fernández Almagro en diciembre de ese año. Hubo multitud de musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no están recogidas en esta base de datos:

  1. Pepe Albaicín con Miguel El Santo (Canto y Tronío, 1958).
  2. Juanito Valderrama (Sin título, 1959). Flamenco.
  3. Enrique Montoya, “Tiento de los tres ríos” (Diego Castellón, Enrique Montoya, Goyo Reyes, Serenata andaluza. Sabicas, 1959).
  4. Enrique Montoya (Anda jaleo, 1960).
  5. Gabriela Ortega (Sin título, 1960).
  6. Los Chuiquitos de Algeciras (Pepe y Paco de Lucía) (Los chuiquitos de Algeciras, vol. 1, 1961).
  7. Pepe de Córdoba (Canta a Federico García Lorca, 1972).
  8. Chiquito de Osuna, Lucas de Écija (Desafío de cante, 1973). Tipo B2.

[Leyenda del tiempo]. Federico García Lorca. Así que pasen cinco años. 1931.

Título
[Leyenda del tiempo]
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Así que pasen cinco años
Género poético
Teatro en verso
Publicación/edición original
--
Edición utilizada
Teatro completo (Verbum, 2019)
Año de publicación original
1931
Texto (poema)

ACTO TERCERO. Cuadro primero

 

(Bosque. Grandes troncos. En el centro, un teatro rodeado de cortinas barrocas con el telón echado. Una escalerita une el tabladillo con el escenario. Al levantarse el letón cruzan entre los troncos dos FIGURAS vestidas de negro, con las caras blancas de yeso y las manos también blancas. Suena una música lejana. Sale el ARLEQUÍN. Viste de negro y verde. Lleva dos caretas, una en cada mano y ocultas en la espalda. Acciona de modo rítmico, como un bailarín.)

 

ARLEQUÍN:

El Sueño va sobre el Tiempo

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas

en el corazón del Sueño.

 

(Se pone una careta de alegrísima expresión.)

 

¡Ay, cómo canta el alba! ¡Cómo canta!

¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

 

(Se quita la careta.)

 

El Tiempo va sobre el Sueño

hundido hasta los cabellos.

Ayer y mañana comen

oscuras flores de duelo.

 

(Se pone una careta de expresión dormida.)

¡Ay, cómo canta la noche! ¡Cómo canta!

¡Qué espesura de anémonas levanta!

 

(Se la quita.)

Sobre la misma columna,

abrazados Sueño y Tiempo,

cruza el gemido del niño,

la lengua rota del viejo.

 

(Con una careta.)

¡Ay, cómo canta el alba! ¡Cómo canta!

 

(Con la otra careta.)

¡Qué espesura de anémonas levanta!

 

Y si el Sueño finge muros

en la llanura del Tiempo,

el Tiempo le hace creer

que nace en aquel momento.

 

¡Ay, cómo canta la noche! ¡Cómo canta!

¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

[…]

Comentarios

Camarón fue el primero en ponerle música a este fragmento de Así que pasen cinco años, de Federico García Lorca, que se encuentra al comienzo del cuadro primero del acto tercero, en boca del ARLEQUÍN. Camarón le puso este título, pero no aparece como tal en la obra original, y desde entonces es el título que se ha popularizado. La obra fue escrita en 1931, pero no llegó a representarse ni publicarse en vida del Lorca.

[Nana del caballo grande]. Federico García Lorca. Bodas de sangre. 1935.

Título
[Nana del caballo grande]
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Bodas de sangre
Género poético
Teatro en verso
Publicación/edición original
Revista Cruz y Raya
Edición utilizada
Teatro completo (Verbum, 2019)
Año de publicación original
1935
Texto (poema)

CUADRO SEGUNDO

(Habitación pintada de rosa con cobres y ramos de flores populares. En el centro, una mesa con mantel. Es la mañana. Suegra de Leonardo con un niño en brazos. Lo mece. La Mujer, en la otra esquina, hace punto de media.)

SUEGRA:

Nana, niño, nana

del caballo grande

que no quiso el agua.

El agua era negra

dentro de las ramas.

Cuando llega el puente

se detiene y canta.

¿Quién dirá, mi niño,

lo que tiene el agua,

con su larga cola

por su verde sala?

MUJER: (Bajo.)

Duérmete, clavel,

que el caballo no quiere beber.

SUEGRA:

Duérmete, rosal,

que el caballo se pone a llorar.

Las patas heridas,

las crines heladas,

dentro de los ojos

un puñal de plata.

Bajaban al río,

¡ay, cómo bajaban!

La sangre corría

más fuerte que el agua.

MUJER:

Duérmete, clavel,

que el caballo no quiere beber.

SUEGRA:

Duérmete, rosal,

que el caballo se pone a llorar.

MUJER:

No quiso tocar

la orilla mojada

su belfo caliente

con moscas de plata.

A los montes duros

solo relinchaba

con el río muerto

sobre la garganta.

¡Ay, caballo grande

que no quiso el agua!

¡Ay, dolor de nieve,

caballo del alba!

SUEGRA:

¡No vengas! Detente,

cierra la ventana

con rama de sueños

y sueño de ramas.

MUJER:

Mi niño se duerme.

SUEGRA:

Mi niño se calla.

MUJER:

Caballo, mi niño

tiene una almohada.

SUEGRA:

Su cuna de acero.

MUJER:

Su colcha de holanda.

SUEGRA:

Nana, niño, nana.

MUJER:

¡Ay, caballo grande

que no quiso el agua!

SUEGRA:

¡No vengas, no entres!

Vete a la montaña.

Por los valles grises

donde está la jaca.

MUJER: (Mirando.)

Mi niño se duerme.

SUEGRA:

Mi niño descansa.

MUJER: (Bajito.)

Duérmete, clavel,

que el caballo no quiere beber.

SUEGRA: (Levantándose, y muy bajito.)

Duérmete, rosal,

que el caballo se pone a llorar.

[…]

SUEGRA: (Enérgica, a su hija.) ¡Cállate! (Sale LEONARDO.) ¡El niño! (Entra y vuelve a salir con él en brazos. La MUJER ha permanecido de pie, inmóvil.)

Las patas heridas,

las crines heladas,

dentro de los ojos

un puñal de plata.

Bajaban al río.

La sangre corría

más fuerte que el agua.

MUJER: (Volviéndose lentamente y como soñando.)

Duérmete, clavel,

que el caballo no quiere beber.

SUEGRA:

Duérmete, rosal,

que el caballo se pone a llorar.

MUJER:

Nana, niño, nana.

SUEGRA:

¡Ay, caballo grande,

que no quiso el agua!

MUJER: (Dramática.)

¡No vengas, no entres!

¡Vete a la montaña!

¡Ay, dolor de nieve,

caballo del alba!

SUEGRA: (Llorando.)

Mi niño se duerme…

MUJER: (Llorando y acercándose lentamente.)

Mi niño descansa…

SUEGRA:

Duérmete, clavel,

que el caballo no quiere beber.

MUJER: (Llorando y apoyándose sobre la mesa.)

Duérmete, rosal,

que el caballo se pone a llorar.

TELÓN

Comentarios

Camarón fue el primero en ponerle música a este fragmento de Bodas de sangre, de Federico García Lorca, dándole el título de «Nana del caballo grande». Si bien no aparece como tal en la obra original, el título se ha extendido popularmente para referirse a la nana que le cantan la MUJER y la SUEGRA al niño al principio y al final del cuadro segundo. Aquí se transcriben estas partes de la obra, elidiendo el texto intermedio. La obra se publicó por la revista Cruz y Raya en 1935, pero fue escrita en 1931 y estrenada en 1933.

Oda a Walt Whitman. Federico García Lorca. Poeta en Nueva York. 1940.

Título
Oda a Walt Whitman
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Poeta en Nueva York
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Editorial Séneca
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Lugar de publicación original
México
Movimiento
Temas
Homosexualidad, Marginalidad, Injusticia social y Walt Whitman
Texto (poema)

Por el East River y el Bronx

los muchachos cantaban enseñando sus cinturas

con la rueda, el aceite, el cuero y el martillo.

Noventa mil mineros sacaban la plata de las rocas

y los niños dibujaban escaleras y perspectivas.

 

Pero ninguno se dormía,

ninguno quería ser río,

ninguno amaba las hojas grandes,

ninguno la lengua azul de la playa.

 

Por el East River y el Queensborough

los muchachos luchaban con la industria,

y los judíos vendían al fauno del río

la rosa de la circuncisión,

y el cielo desembocaba por los puentes y los tejados

manadas de bisontes empujadas por el viento.

 

Pero ninguno se detenía,

ninguno quería ser nube,

ninguno buscaba los helechos

ni la rueda amarilla del tamboril.

 

Cuando la luna salga

las poleas rodarán para tumbar el cielo;

un límite de agujas cercará la memoria

y los ataúdes se llevarán a los que no trabajan.

 

Nueva York de cieno,

Nueva York de alambres y de muerte.

¿Qué ángel llevas oculto en la mejilla?

¿Qué voz perfecta dirá las verdades del trigo?

¿Quién el sueño terrible de tus anémonas manchadas?

 

Ni un solo momento, viejo hermoso Walt Whitman,

he dejado de ver tu barba llena de mariposas,

ni tus hombros de pana gastados por la luna,

ni tus muslos de Apolo virginal,

ni tu voz como una columna de ceniza;

anciano hermoso como la niebla

que gemías igual que un pájaro

con el sexo atravesado por una aguja,

enemigo del sátiro,

enemigo de la vid,

y amante de los cuerpos bajo la burda tela.

 

Ni un solo momento, hermosura viril

que en montes de carbón, anuncios y ferrocarriles,

soñabas ser un río y dormir como un río

con aquel camarada que pondría en tu pecho

un pequeño dolor de ignorante leopardo.

 

Ni un sólo momento, Adán de sangre, Macho,

hombre solo en el mar, viejo hermoso Walt Whitman,

porque por las azoteas,

agrupados en los bares,

saliendo en racimos de las alcantarillas,

temblando entre las piernas de los chauffeurs

o girando en las plataformas del ajenjo,

los maricas, Walt Whitman, te soñaban.

 

¡También ese! ¡También! Y se despeñan

sobre tu barba luminosa y casta,

rubios del norte, negros de la arena,

muchedumbres de gritos y ademanes,

como los gatos y como las serpientes,

los maricas, Walt Whitman, los maricas,

turbios de lágrimas, carne para fusta,

bota o mordisco de los domadores.

 

¡También ése! ¡También! Dedos teñidos

apuntan a la orilla de tu sueño

cuando el amigo come tu manzana

con un leve sabor de gasolina

y el sol canta por los ombligos

de los muchachos que juegan bajo los puentes.

 

Pero tú no buscabas los ojos arañados

ni el pantano oscurísimo donde sumergen a los niños

ni la saliva helada

ni las curvas heridas como panza de sapo

que llevan los maricas en coches y en terrazas

mientras la luna los azota por las esquinas del terror.

 

Tú buscabas un desnudo que fuera como un río,

Toro y sueño que junte la rueda con el alga,

padre de tu agonía, camelia de tu muerte,

y gimiera en las llamas de tu ecuador oculto.

 

Porque es justo que el hombre no busque su deleite

en la selva de sangre de la mañana próxima.

El cielo tiene playas donde evitar la vida

y hay cuerpos que no deben repetirse en la aurora.

 

Agonía, agonía, sueño, fermento y sueño.

Éste es el mundo, amigo, agonía, agonía.

Los muertos se descomponen bajo el reloj de las ciudades.

La guerra pasa llorando con un millón de ratas grises,

los ricos dan a sus queridas

pequeños moribundos iluminados

y la vida no es noble, ni buena, ni sagrada.

 

Puede el hombre, si quiere, conducir su deseo

por vena de coral o celeste desnudo;

mañana los amores serán rocas y el Tiempo

una brisa que viene dormida por las ramas.

 

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whitman,

contra el niño que escribe

nombre de niña en su almohada;

ni contra el muchacho que se viste de novia

en la oscuridad del ropero;

ni contra los solitarios de los casinos

que beben con asco el agua de la prostitución;

ni contra los hombres de mirada verde

que aman al hombre y queman sus labios en silencio.

Pero sí contra vosotros, maricas de las ciudades

de carne tumefacta y pensamiento inmundo.

Madres de lodo. Arpías. Enemigos sin sueño

del amor que reparte coronas de alegría.

 

Contra vosotros siempre, que dais a los muchachos

gotas de sucia muerte con amargo veneno.

Contra vosotros siempre,

“Faeries” de Norteamérica,

“Pájaros” de la Habana,

“Jotos” de Méjico,

“Sarasas” de Cádiz,

“Apios” de Sevilla,

“Cancos” de Madrid,

“Floras” de Alicante,

“Adelaidas” de Portugal.

 

¡Maricas de todo el mundo, asesinos de palomas!

Esclavos de la mujer. Perras de sus tocadores.

Abiertos en las plazas, con fiebre de abanico

o emboscados en yertos paisajes de cicuta.

 

¡No haya cuartel! La muerte

mana de vuestros ojos

y agrupa flores grises en la orilla del cieno.

¡No haya cuartel! ¡Alerta!

Que los confundidos, los puros,

los clásicos, los señalados, los suplicantes,

os cierren las puertas de la bacanal.

 

Y tú, bello Walt Whitman, duerme a orillas del Hudson

con la barba hacia el polo y las manos abiertas.

Arcilla blanda o nieve, tu lengua está llamando

camaradas que velen tu gacela sin cuerpo.

 

Duerme: no queda nada.

Una danza de muros agita las praderas

y América se anega de máquinas y llanto.

Quiero que el aire fuerte de la noche más honda

quite flores y letras del arco donde duermes,

y un niño negro anuncie a los blancos del oro

la llegada del reino de la espiga.

Comentarios
--

La aurora. Federico García Lorca. Poeta en Nueva York. 1940.

Título
La aurora
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Poeta en Nueva York
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Editorial Séneca
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Texto (poema)

La aurora de Nueva York tiene

cuatro columnas de cieno

y un huracán de negras palomas

que chapotean las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime

por las inmensas escaleras

buscando entre las aristas

nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca

porque allí no hay mañana ni esperanza posible.

A veces las monedas en enjambres furiosos

taladran y devoran abandonados niños.

Los primeros que salen comprenden con sus huesos

que no habrá paraíso ni amores deshojados;

saben que van al cieno de números y leyes,

a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos

en impúdico reto de ciencia sin raíces.

Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes

como recién salidas de un naufragio de sangre.

Comentarios
--

Muerte de Antoñito el Camborio. Federico García Lorca. Romancero Gitano. 1928.

Título
Muerte de Antoñito el Camborio
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Romancero Gitano
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Revista de Occidente
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1928
Texto (poema)

A José Antonio Rubio Sacristán

 

Voces de muerte sonaron

cerca del Guadalquivir.

Voces antiguas que cercan

voz de clavel varonil.

Les clavó sobre las botas

mordiscos de jabalí.

En la lucha daba saltos

jabonados de delfín.

Bañó con sangre enemiga

su corbata carmesí,

pero eran cuatro puñales

y tuvo que sucumbir.

Cuando las estrellas clavan

rejones al agua gris,

cuando los erales sueñan

verónicas de alhelí,

voces de muerte sonaron

cerca del Guadalquivir.

 

* * *

 

Antonio Torres Heredia,

Camborio de dura crin,

moreno de verde luna,

voz de clavel varonil:

¿Quién te ha quitado la vida

cerca del Guadalquivir?

Mis cuatro primos Heredias

hijos de Benamejí.

Lo que en otros no envidiaban,

ya lo envidiaban en mí.

Zapatos color corinto,

medallones de marfil,

y este cutis amasado

con aceituna y jazmín.

¡Ay Antoñito el Camborio

digno de una Emperatriz!

Acuérdate de la Virgen

porque te vas a morir.

¡Ay Federico García,

llama a la Guardia Civil!

Ya mi talle se ha quebrado

como caña de maíz.

 

* * *

 

Tres golpes de sangre tuvo,

y se murió de perfil.

Viva moneda que nunca

se volverá a repetir.

Un ángel marchoso pone

su cabeza en un cojín.

Otros de rubor cansado,

encendieron un candil.

Y cuando los cuatro primos

llegan a Benamejí,

voces de muerte cesaron

cerca del Guadalquivir.

Comentarios

Hubo dos musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no están recogidas en esta base de datos: Gabriela Ortega (Federico García Lorca, 1958) y Manuel Mairena (EP, 1970).

Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla. Federico García Lorca. Romancero Gitano. 1928.

Título
Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Romancero Gitano
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Revista de Occidente
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1928
Texto (poema)

A Margarita Xirgu

 

Antonio Torres Heredia,

hijo y nieto de Camborios,

con una vara de mimbre

va a Sevilla a ver los toros.

Moreno de verde luna

anda despacio y garboso.

Sus empavonados bucles

le brillan entre los ojos.

A la mitad del camino

cortó limones redondos,

y los fue tirando al agua

hasta que la puso de oro.

Y a la mitad del camino,

bajo las ramas de un olmo,

guardia civil caminera

lo llevó codo con codo.

 

* * *

 

El día se va despacio,

la tarde colgada a un hombro,

dando una larga torera

sobre el mar y los arroyos.

Las aceitunas aguardan

la noche de Capricornio,

y una corta brisa, ecuestre,

salta los montes de plomo.

Antonio Torres Heredia,

hijo y nieto de Camborios,

viene sin vara de mimbre

entre los cinco tricornios.

 

Antonio, ¿quién eres tú?

Si te llamaras Camborio,

hubieras hecho una fuente

de sangre con cinco chorros.

Ni tú eres hijo de nadie,

ni legítimo Camborio.

¡Se acabaron los gitanos

que iban por el monte solos!

Están los viejos cuchillos

tiritando bajo el polvo.

 

A las nueve de la noche

lo llevan al calabozo,

mientras los guardias civiles

beben limonada todos.

Y a las nueve de la noche

le cierran el calabozo,

mientras el cielo reluce

como la grupa de un potro.

Comentarios

Hubo dos musicalizaciones de este poema anteriores a 1975, por eso no están recogidas en esta base de datos: Gabriela Ortega (Federico García Lorca, 1958) y Manuel Mairena (EP, 1970).

La casada infiel. Federico García Lorca. Romancero Gitano. 1928.

Título
La casada infiel
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Romancero Gitano
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Revista de Occidente
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1928
Texto (poema)

A Lydia Cabrera y a su negrita

 

Y que yo me la llevé al río

creyendo que era mozuela,

pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago

y casi por compromiso.

Se apagaron los faroles

y se encendieron los grillos.

En las últimas esquinas

toqué sus pechos dormidos,

y se me abrieron de pronto

como ramos de jacintos.

El almidón de su enagua

me sonaba en el oído,

como una pieza de seda

rasgada por diez cuchillos.

Sin luz de plata en sus copas

los árboles han crecido,

y un horizonte de perros

ladra muy lejos del río.

 

* * *

 

Pasadas las zarzamoras,

los juncos y los espinos,

bajo su mata de pelo

hice un hoyo sobre el limo.

Yo me quite la corbata.

Ella se quitó el vestido.

Yo el cinturón con revólver.

Ella sus cuatro corpiños.

Ni nardos ni caracolas

tienen el cutis tan fino,

ni los cristales con luna

relumbran con ese brillo.

Sus muslos se me escapaban

como peces sorprendidos,

la mitad llenos de lumbre,

la mitad llenos de frío.

Aquella noche corrí

el mejor de los caminos,

montado en potra de nácar

sin bridas y sin estribos.

No quiero decir, por hombre,

las cosas que ella me dijo.

La luz del entendimiento

me hace ser muy comedido.

Sucia de besos y arena

yo me la llevé del río.

Con el aire se batían

las espadas de los lirios.

 

Me porté como quien soy.

Como un gitano legítimo.

Le regalé un costurero

grande de raso pajizo,

y no quise enamorarme

porque teniendo marido

me dijo que era mozuela

cuando la llevaba al río.

Comentarios

Hubo dos musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no recogidas en esta base de datos: Pepe Albaicín (Sin título, 1964) y Pepe de Córdoba (Canta a Federico García Lorca, 1972).

Romance de la luna, luna. Federico García Lorca. Romancero Gitano. 1928.

Título
Romance de la luna, luna
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Romancero Gitano
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Revista de Occidente
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1928
Texto (poema)

A Conchita García Lorca

 

La luna vino a la fragua

con su polisón de nardos.

El niño la mira mira.

El niño la está mirando.

En el aire conmovido

mueve la luna sus brazos

y enseña, lúbrica y pura,

sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.

Si vinieran los gitanos,

harían con tu corazón

collares y anillos blancos.

Niño, déjame que baile.

Cuando vengan los gitanos,

te encontrarán sobre el yunque

con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,

que ya siento sus caballos.

Niño, déjame, no pises

mi blancor almidonado.

 

El jinete se acercaba

tocando el tambor del llano.

Dentro de la fragua el niño,

tiene los ojos cerrados.

 

Por el olivar venían,

bronce y sueño, los gitanos.

Las cabezas levantadas

y los ojos entornados.

 

Cómo canta la zumaya,

¡ay como canta en el árbol!

Por el cielo va la luna

con el niño de la mano.

 

Dentro de la fragua lloran,

dando gritos, los gitanos.

El aire la vela, vela.

el aire la está velando.

Comentarios

Hubo varias musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no recogidas en esta base de datos: Gabriela Ortega (Federico García Lorca, 1958), Pepe Albaicín, “Romance de la luna, luna” (Cante gitano por Pepe Albaicín, vol. II, 1963), Paco Ibáñez (España de hoy y de siempre, 1964) y Nati Mistral (La maravillosa Natu Mistral, 1972).

Romance de la pena negra. Federico García Lorca. Romancero Gitano. 1928.

Título
Romance de la pena negra
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Romancero Gitano
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Revista de Occidente
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1928
Texto (poema)

A José Navarro Pardo

 

Las piquetas de los gallos

cavan buscando la aurora,

cuando por el monte oscuro

baja Soledad Montoya.

Cobre amarillo, su carne,

huele a caballo y a sombra.

Yunques ahumados sus pechos,

gimen canciones redondas.

Soledad: ¿por quién preguntas

sin compaña y a estas horas?

Pregunte por quien pregunte,

dime: ¿a ti qué se te importa?

Vengo a buscar lo que busco,

mi alegría y mi persona.

Soledad de mis pesares,

caballo que se desboca,

al fin encuentra la mar

y se lo tragan las olas.

No me recuerdes el mar

que la pena negra, brota

en las tierras de aceituna

bajo el rumor de las hojas.

¡Soledad, qué pena tienes!

¡Qué pena tan lastimosa!

Lloras zumo de limón

agrio de espera y de boca.

¡Qué pena tan grande! Corro

mi casa como una loca,

mis dos trenzas por el suelo,

de la cocina a la alcoba.

¡Qué pena! Me estoy poniendo

de azabache, carne y ropa.

¡Ay mis camisas de hilo!

¡Ay mis muslos de amapola!

Soledad: lava tu cuerpo

con agua de las alondras

y deja tu corazón

en paz, Soledad Montoya.

 

* * *

 

Por abajo canta el río:

volante de cielo y hojas.

Con flores de calabaza,

la nueva luz se corona.

¡Oh pena de los gitanos!

Pena limpia y siempre sola.

¡Oh pena de cauce oculto

y madrugada remota!

Comentarios

Hubo dos musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no están recogidas en esta base de datos: Gabriela Ortega ‎(Federico García Lorca, 1958) y Alejandro Manzano, Antonio Maya ‎(Guitarra flamenca y poemas de García Lorca, 1973).

Canción del jinete (1860). Federico García Lorca. Canciones (1921-1924). 1927.

Título
Canción del jinete (1860)
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Canciones (1921-1924)
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Litoral. Primer suplemento [Imprenta Sur]
Edición utilizada
Obra completa I. Poesía 1 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1927
Texto (poema)

En la luna negra

de los bandoleros,

cantan las espuelas.

 

Caballito negro.

¿Dónde llevas tu jinete muerto?

 

… Las duras espuelas

del bandido inmóvil

que perdió las riendas.

 

Caballito frío.

¡Qué perfume de flor de cuchillo!

 

En la luna negra,

sangraba el costado

de Sierra Morena.

 

Caballito negro.

¿Dónde llevas tu jinete muerto?

 

La noche espolea

sus negros ijares

clavándose estrellas.

 

Caballito frío.

¡Qué perfume de flor de cuchillo!

 

En la luna negra,

¡un grito! y el cuerno

largo de la hoguera.

 

Caballito negro.

¿Dónde llevas tu jinete muerto?

Comentarios

Hubo una musicalización anterior a 1975, por eso no está recogida en esta base de datos: Paco Ibáñez (España de hoy y de siempre, 1964).

Son de negros en Cuba. Federico García Lorca. Poeta en Nueva York. 1940.

Título
Son de negros en Cuba
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Poeta en Nueva York
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Editorial Séneca
Edición utilizada
Obra completa II. Poesía, 2 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1940
Texto (poema)

Cuando llegue la luna llena iré a Santiago de Cuba,

iré a Santiago

en un coche de agua negra,

iré a Santiago,

cantarán los techos de palmera,

iré a Santiago.

Cuando la palma quiere ser cigüeña

iré a Santiago

y cuando quiere ser medusa el plátano

iré a Santiago.

Iré a Santiago

con la rubia cabeza de Fonseca.

Iré a Santiago.

Y con la rosa de Romeo y Julieta

iré a Santiago.

Mar de papel y plata de monedas.

Iré a Santiago.

¡Oh Cuba! ¡Oh ritmo de semillas secas!

Iré a Santiago.

¡Oh cintura caliente y gota de madera!

Iré a Santiago.

Arpa de troncos vivos. Caimán. Flor de tabaco.

Iré a Santiago.

Siempre he dicho que yo iría a Santiago

en un coche de agua negra.

Iré a Santiago.

Brisa y alcohol en las ruedas

iré a Santiago.

Mi coral en la tiniebla

iré a Santiago.

El mar ahogado en la arena

iré a Santiago,

calor blanco, fruta muerta.

Iré a Santiago.

¡Oh bovino frescor de cañavera!

¡Oh Cuba! ¡Oh curva de suspiro y barro!

Iré a Santiago.

Comentarios
--

[El lagarto está llorando]. Federico García Lorca. Canciones (1921-1924). 1927.

Título
[El lagarto está llorando]
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Canciones (1921-1924)
Género poético
Letrillas
Publicación/edición original
Litoral. Primer suplemento [Imprenta Sur]
Edición utilizada
Obra completa I. Poesía 1 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1927
Lugar de publicación original
Málaga
Movimiento
Temas
Amor y Vejez
Canción relacionada
Texto (poema)

A Mademoiselle Teresita Guillén

tocando su piano de seis notas

 

El lagarto está llorando.

La lagarta está llorando.

 

El lagarto y la lagarta

con delantaritos blancos.

 

Han perdido sin querer

su anillo de desposados.

 

¡Ay, su anillito de plomo,

ay, su anillito plomado!

 

Un cielo grande y sin gente

monta en su globo a los pájaros.

 

El sol, capitán redondo,

lleva un chaleco de raso.

 

¡Miradlos qué viejos son!

¡Qué viejos son los lagartos!

 

¡Ay cómo lloran y lloran,

¡ay! ¡ay! cómo están llorando!

Comentarios

Hubo varias musicalizaciones anteriores a 1975, por no eso no están recogidas en esta base de datos: Paco Ibáñez (Poèmes de Federico García Lorca ett Luis de Góngora, 1964), Montserrat Caballé (Recital, 1964), María Dolores Pradera con Los Gemelos (María Dolores Pradera acompañada por Los Gemelos, 1968) e Isabel Parra (Isabel Parra. Vol 2, 1968).

Soneto [Largo espectro de plata conmovida]. Federico García Lorca. Canciones (1921-1924). 1927.

Título
Soneto [Largo espectro de plata conmovida]
Autor
Federico García Lorca. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1898
Fallecimiento
1936
Poemario
Canciones (1921-1924)
Género poético
Sonetos
Publicación/edición original
Litoral. Primer suplemento [Imprenta Sur]
Edición utilizada
Obra completa I. Poesía 1 (Akal, 2008)
Año de publicación original
1927
Lugar de publicación original
Málaga
Movimiento
Temas
Amor
Texto (poema)

Largo espectro de plata conmovida

el viento de la noche suspirando,

abrió con mano gris mi vieja herida

y se alejó: yo estaba deseando.

 

Llaga de amor que me dará la vida

perpetua sangre y pura luz brotando.

Grieta en que Filomela enmudecida

tendrá bosque, dolor y nido blando.

 

¡Ay qué dulce rumor en mi cabeza!

Me tenderé junto a la flor sencilla

donde flota sin alma tu belleza.

 

Y el agua errante se pondrá amarilla,

mientras corre mi sangre en la maleza

mojada y olorosa de la orilla.

Comentarios
--

Balada del que nunca fue a Granada. Rafael Alberti. Baladas y canciones del Paraná. 1953.

Título
Balada del que nunca fue a Granada
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Baladas y canciones del Paraná
Género poético
Poesía lírica y Poesías políticas
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía III (Seix Barral - 2006)
Año de publicación original
1953
Texto (poema)

¡Qué lejos por mares, campos y montañas!

Ya otros soles miran mi cabeza cana.

Nunca fui a Granada.

 

Mi cabeza cana, los años perdidos.

Quiero hallar los viejos, borrados caminos.

Nunca vi Granada.

 

Dadle un ramo verde de luz a mi mano.

Una rienda corta y un galope largo.

Nunca entré en Granada.

 

¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?

¿Quién los claros ecos libres de sus aires?

Nunca fui a Granada.

 

¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone

cadenas al habla de sus surtidores?

Nunca vi Granada.

 

Venid los que nunca fuisteis a Granada.

Hay sangre caída, sangre que me llama.

Nunca entré en Granada.

 

Hay sangre caída del mejor hermano.

Sangre por los mirtos y aguas de los patios.

Nunca fui a Granada.

 

Del mejor amigo, por los arrayanes.

Sangre por el Darro, por el Genil sangre.

Nunca vi Granada.

 

Si altas son las torres, el valor es alto.

Venid por montañas, por mares y campos.

Entraré en Granada.

Comentarios

Baladas y canciones del Paraná se publicó en 1953 junto con Ora marítima. Hubo dos musicalizaciones anteriores a 1975, por eso no están recogidas en esta base de datos: Paco Ibáñez (Paco Ibáñez II, 1968) y Dina Rot (Yo canto a los poetas, 1971).

Canción 6 [Ya no me importa ser nuevo]. Rafael Alberti. Baladas y canciones del Paraná. 1953.

Título
Canción 6 [Ya no me importa ser nuevo]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Baladas y canciones del Paraná
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía III (Seix Barral - 2006)
Año de publicación original
1953
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Vida, Esperanza y Felicidad
Texto (poema)

Ya no me importa ser nuevo,

ser viejo ni estar pasado.

Lo que me importa es la vida

que se me va en cada canto.

 

La vida de cada canto.

Comentarios

Baladas y canciones del Paraná se publicó en 1953 junto con Ora marítima.

Canción 17 [A la soledad me vine]. Rafael Alberti. Baladas y canciones del Paraná. 1953.

Título
Canción 17 [A la soledad me vine]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Baladas y canciones del Paraná
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía III (Seix Barral - 2006)
Año de publicación original
1953
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Exilio, Soledad y Guerra
Texto (poema)

A la soledad me vine

por ver si encontraba el río

del olvido.

Y en la soledad no había

más que soledad sin río.

 

Cuando se ha visto la sangre,

en la soledad no hay río

del olvido.

Lo hubiera, y nunca sería

el del olvido.

Comentarios

Baladas y canciones del Paraná se publicó en 1953 junto con Ora marítima.

Canción 8 [Hoy las nubes me trajeron]. Rafael Alberti. Baladas y canciones del Paraná. 1953.

Título
Canción 8 [Hoy las nubes me trajeron]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Baladas y canciones del Paraná
Género poético
Romances
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía III (Seix Barral - 2006)
Año de publicación original
1953
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
España, Exilio y Infancia
Texto (poema)

Hoy las nubes me trajeron,

volando, el mapa de España.

¡Qué pequeño sobre el río,

y qué grande sobre el pasto

la sombra que proyectaba!

 

Se le llenó de caballos

la sombra que proyectaba.

Yo, a caballo, por su sombra

busqué mi pueblo y mi casa.

 

Entré en el patio que un día

fuera una fuente con agua.

Aunque no estaba la fuente,

la fuente siempre sonaba.

Y el agua que no corría

volvió para darme agua.

Comentarios

Baladas y canciones del Paraná se publicó en 1953 junto con Ora marítima. Existe una musicalización de este poema anterior a 1975, por eso no está recogida en esta base de datos: Ricardo Cantalapiedra (Once canciones, 1970).

[Lloraba recio, golpeando, oscuro]. Rafael Alberti. Entre el clavel y la espada. 1941.

Título
[Lloraba recio, golpeando, oscuro]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Entre el clavel y la espada
Género poético
Sonetos
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía II (Seix Barral - 2003)
Año de publicación original
1941
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Toros y Exilio
Texto (poema)

Lloraba recio, golpeando, oscuro,

las humanas paredes sin salida.

Para marcarlo de una sacudida,

lo esperaba la luz fuera del muro.

 

Grito en la entraña que lo hincó, futuro,

desventuradamente y resistida

por la misma cerrada, abierta herida

que ha de exponerlo al primer golpe duro.

 

¡Qué desconsolación y qué ventura!

Monstruo batido en sangre, descuajado

de la cueva carnal del sufrimiento.

 

Mama la luz y agótala, criatura,

tabícala en tu ser iluminado,

que mamas con la leche el pensamiento.

Comentarios
--

[Le están dando a ese toro]. Rafael Alberti. Entre el clavel y la espada. 1941.

Título
[Le están dando a ese toro]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Entre el clavel y la espada
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía II (Seix Barral - 2003)
Año de publicación original
1941
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Toros y Exilio
Texto (poema)

Le están dando a este toro

pastos amargos,

yerbas con sustancia de muertos,

negras hieles

y clara sangre ingenua de soldado.

¡Ay, qué mala comida para este toro verde

acostumbrado a las libres dehesas y a los ríos,

para este toro a quien la mar y el cielo

eran aún pequeños como establo!

Comentarios
--

[Eras jardín de naranjas]. Rafael Alberti. Entre el clavel y la espada. 1941.

Título
[Eras jardín de naranjas]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Entre el clavel y la espada
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía II (Seix Barral - 2003)
Año de publicación original
1941
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Toros y Exilio
Texto (poema)

Eras jardín de naranjas.

Huerta de mares abiertos.

Tiemblo de olivas y pámpanos,

los verdes cuernos.

 

Con pólvora te regaron.

Y fuiste toro de fuego.

Comentarios
--

[Cornearás aún y más que nunca]. Rafael Alberti. Entre el clavel y la espada. 1941.

Título
[Cornearás aún y más que nunca]
Autor
Rafael Alberti. VIAF
Nacionalidad
España
Nacimiento
1902
Fallecimiento
1999
Poemario
Entre el clavel y la espada
Género poético
Poesía lírica
Publicación/edición original
Losada
Edición utilizada
Obras completas. Poesía II (Seix Barral - 2003)
Año de publicación original
1941
Lugar de publicación original
Buenos Aires
Movimiento
Temas
Toros y Exilio
Texto (poema)

Cornearás aún y más que nunca,

desdoblando los campos de tu frente,

y salpicando valles y laderas

te elevarás de nuevo toro verde.

 

Las aldeas

perderán sus senderos para verte.

 

Se asomarán los hombros de los ríos,

y las espadas frías de las fuentes

manos muertas harán salir del suelo,

enramadas de júbilo y laureles.

 

Los ganados

perderán sus pastores para verte.

 

Te cantarán debajo tus dos mares,

y para ti los trigos serán puentes

por donde saltes, nuevo toro libre,

dueño de ti y de todo para siempre.

 

Los caminos

perderán sus ciudades para verte.

 

Mens non exsulat.

Ovidio.

Comentarios
--

Suscríbete a nuestro boletín informativo